Un nuevo capítulo en la relación México-Estados Unidos

México y Estados Unidos tienen una relación compleja, caracterizada por un flujo intenso y constante de personas, bienes y servicios. El grupo mayoritario de inmigrantes en la Unión Americana es el mexicano, con alrededor de 11.2 millones de personas, en 2018, lo que constituía el 25 por ciento del total de extranjeros de ese país.[1] Por su parte, en México habitan unas 800 mil personas que nacieron al norte de la frontera.[2]

En términos comerciales, el intercambio es fundamental para ambas economías. En materia de seguridad, el tráfico de armas y de personas permea las fronteras, por lo que se requiere la colaboración binacional para combatir el crimen y la violencia. Además, lograr una migración segura, regular y ordenada es un desafío conjunto. La interdependencia entre los dos países siempre ha existido, pero la manera de enfrentar los problemas y retos comunes ha evolucionado. En este artículo haré referencia a la perspectiva sobre tres temas de la agenda binacional: economía, seguridad, y migración.

Es natural que la relación bilateral refleje las prioridades de quienes están al frente de los gobiernos. En el caso de la política exterior de las presidencias de Andrés Manuel López Obrador y Joe Biden, resaltan tres elementos: el primero es la noción de que la falta de oportunidades socio-económicas es una de las causas de la violencia, el conflicto y el desplazamiento forzoso de las personas, por lo que se debe considerar en cualquier estrategia de acción pública. Hay evidencia empírica que apoya esta afirmación. Por ejemplo, en estudios sobre las causas de conflictos internos se ha encontrado que la pobreza puede debilitar a las instituciones, aumentar la vulnerabilidad de las personas y disminuir su costo de oportunidad para movilizarse violentamente. Asimismo, altas tasas de desempleo e inequidad, combinadas con bajos niveles de educación y desarrollo, son factores que elevan la probabilidad de conflicto interno.[3] También se ha encontrado evidencia de que las desigualdades en grupos para acceder a bienes públicos u oportunidades aumentan el riesgo de violencia.[4]

El segundo es la noción de corresponsabilidad en la solución de los problemas comunes, esto es, una visión de socios que sustituye al asistencialismo o a medidas unilaterales impuestas. Dada la interdependencia existente entre México y Estados Unidos, los beneficios y los perjuicios de la relación permean en ambos.  Para disminuir la violencia, las adicciones a las drogas, la oferta de estupefacientes, el flujo migratorio o promover el desarrollo en la frontera se requiere de la colaboración de los dos gobiernos, reconocer que existe un problema común, así como asumir la responsabilidad y el costo de actuar. De esta forma, el trabajo conjunto tiene que atender las crisis (sanitarias, migratorias o inestabilidad social), pero también debe diseñar estrategias de mediano y largo plazos.[5]

Un tercer elemento de la relación Biden-López Obrador es la incorporación de “disciplinas” adicionales en la búsqueda de objetivos comunes, esto lo podemos ver en la inclusión de nuevos temas en el tratado comercial entre México-Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que incluye consideraciones de medio ambiente, derechos laborales, transparencia,  propiedad intelectual, así como el trabajo conjunto en ciberseguridad como herramienta en la persecución de delitos, redes ilícitas y en el manejo de la información.

Hacia una región más próspera

De manera consistente, México se encuentra entre los tres principales socios comerciales de Estados Unidos, y en 2020 fue su segundo mercado de exportación.[6] De hecho, en el primer semestre de este año, nuestro país se mantuvo como su socio más importante. [7] Por otra parte, para México, el comercio y la inversión estadounidenses ocupan el primer lugar entre sus pares. [8]

En el Diálogo Económico de Alto Nivel (DEAN) que se llevó a cabo en septiembre pasado en Washington, D. C., se acordó trabajar en cuatro frentes: la reconstrucción de la economía, a través del fortalecimiento de cadenas de suministro y la administración conjunta de la frontera; la promoción del desarrollo económico del sur de México y Centroamérica; el aseguramiento de herramientas para la prosperidad —como la mitigación de amenazas y el mejoramiento de flujo de datos—, e invertir en las personas, mediante capacitación en habilidades para la vida.[9]

 

 

Los cuatro frentes incorporan la visión de corresponsabilidad y la importancia del capital humano para construir una región más próspera. Parten de la noción de enfrentar de manera conjunta desafíos globales, como la pandemia y el flujo migratorio. En este sentido, es de destacar el anuncio que hizo el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, acerca de la reapertura de la frontera el próximo 8 de noviembre.

Regresar a la normalidad será posible por la implementación de una estrategia conjunta contra la COVID-19,[10] que incluyó la donación de 1.3 millones de vacunas para administrarse en la frontera.[11] En el DEAN también se hizo referencia a la noción de actuar juntos para evitar que las cadenas de suministro se detengan, aun ante choques externos extremos, como la pandemia sanitaria.

En lo que respecta a la modernización de la política exterior, el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) —principal instrumento de la relación comercial— incorporó nuevas disciplinas; en algunos casos, para actualizar el contenido del acuerdo comercial anterior; en otros, para restringir los requisitos y favorecer el comercio regional o para asegurar el cumplimiento de los compromisos asumidos, como nuevas licencias de importación y exportación, lineamientos de transparencia, especificaciones en materia de reglas de origen, buenas prácticas regulatorias, mecanismos de protección a inversionistas, características de procedimientos arbitrales, estándares ambientales, protección al comercio digital y actualización en telecomunicaciones.[12]

Hacia comunidades más seguras

En el tema de seguridad está en formación un nuevo esquema de cooperación entre los dos gobiernos, un marco que reemplazará a la Iniciativa Mérida. Este mecanismo toma en cuenta las causas de la violencia, busca atender las adicciones desde una visión de salud pública y utiliza la inteligencia financiera para desmantelar las organizaciones del crimen transnacional, así como combatir el tráfico de armas y municiones que entran al país.[13] Hace unos días, el canciller Marcelo Ebrard estuvo en el Senado de la República y coincidimos en el compromiso de participar en la formulación del plan por seguir.

En el nuevo Entendimiento Bicentenario, Estados Unidos asume su responsabilidad en el combate al tráfico ilegal de las armas que cada año ingresan a nuestro territorio.[14] Este acuerdo contempla un enfoque integral para atender los desafíos en seguridad de los dos países.[15] El objetivo es generar oportunidades que desincentiven la violencia y construir comunidades más seguras.

La evidencia muestra que con el plan anterior, vigente desde 2008, no se produjo una disminución de la violencia en México ni en las muertes por sobredosis en Estados Unidos.[16] El nuevo Entendimiento tendrá más elementos de cooperación, y la corresponsabilidad será su principio de operación.[17] Se trata de un mecanismo más igualitario y menos asistencialista.[18] Los cancilleres de ambas naciones han comentado que se dará seguimiento a los resultados, con indicadores que se reportarán periódicamente. En los próximos meses se tendrán que aterrizar los acuerdos, y los grupos binacionales empezarán a trabajar sobre temas de salud pública, precursores químicos y ciberseguridad.

Hacia una migración regular, ordenada y segura

En su visita a México en junio pasado, Kamala Harris, vicepresidenta de Estados Unidos, mencionó la importancia de atender las causas de raíz de la migración. En este sentido, el presidente Biden anunció, desde su llegada al poder, que se comprometía a destinar 4 mil millones de dólares en una estrategia para mejorar las condiciones de vida de la región.[19]

En septiembre pasado, el presidente López Obrador envió una carta sobre este tema a su contraparte Biden. En su respuesta, el mandatario de Estados Unidos mencionó que su país ha destinado más de 600 millones de dólares en asistencia internacional a El Salvador, Guatemala y Honduras. Para el 2022 se contemplan 861 millones de dólares para este mismo fin. El presidente estadounidense señaló en su misiva que buscará trabajar con México para aumentar la inversión en el sur del país y el norte de Centroamérica. También expresó su gusto por el trabajo de ambas agencias de desarrollo para identificar nuevas oportunidades productivas, y reconoció la utilidad de los programas Jóvenes Construyendo el Futuro y Sembrando Vida en este sentido.

En síntesis, hay coincidencias acerca de que se debe procurar que la migración regional sea segura, ordenada y regular. [20] Al respecto, será útil la visita del enviado especial del medio ambiente, John F. Kerry, al municipio de Balancán, en Tabasco, para conocer el programa Sembrando Vida.[21]

 

 

Los dos mandatarios parecen ponerse de acuerdo en que de poco sirve la contención en las fronteras —“el innecesario muro fronterizo”, menciona el presidente Biden—, si no se insiste en resolver las causas de la migración en los países de origen. En Estados Unidos están trabajando en mejorar su sistema de asilo, ya que necesitan más recursos para procesar más rápido las solicitudes de protección. Como señala el secretario de Estado Antony Blinken, no es suficiente trabajar cada país por su parte, tiene que haber más cooperación y coordinación.[22]

Al respecto, Blinken declaró que:  “[…] lo que más deseo es que nuestros gobiernos puedan, en un sentido, pintar un nuevo mural que capture las increíbles posibilidades de la relación, al tiempo que se enfrentan los desafíos”. [23] Un plan integral de migración no está del todo fuera de la mesa. Los líderes demócratas están considerando incluir una propuesta para regularizar a inmigrantes sin documentos en el paquete de infraestructura social, que se podría votar con la Ley de Reconciliación, sin el apoyo republicano. [24]

Así, en tres temas que son ejes de la relación México y Estados Unidos: economía, seguridad y migración, los conductores de la política imprimen sus prioridades y visión de desarrollo compartido y corresponsabilidad. Solamente a través del diálogo podremos enfrentar los desafíos comunes, distribuir costos y asumir responsabilidades. El Senado de la República está preparado para participar en este proceso.

 

ricardomonreala@yahoo.com.mx

Twitter y Facebook: @RicardoMonrealA

 

FUENTES:

[1]Abby Budiman, “Key findings about U.S. immigrants”. Pew Research Center (20 de agosto, 2020), sec. Immigration and Migration [En línea]: https://pewrsr.ch/3ALyjAg [Consulta: 10 de octubre, 2021].

[2]Consejo Nacional de Población (CONAPO), “La población nacida en el extranjero en el censo de población y vivienda 2020”. CONAPO (4 de marzo, 2021), sec. blog [En línea]: https://bit.ly/3FQew6O [Consulta: 9 de octubre, 2021].

[3]Macartan Humphreys y Jeremy M. Weinstein, “Who Fights? The Determinants of Participation in Civil War”. American Journal of Political Sciencevol. 52 (abril, 2008), pp. 436-455 [En línea]: https://bit.ly/3iXR9y8 [Consulta: 12 de octubre, 2021].

[4]Frances Stewart, “Horizontal inequalities as a cause of conflict: a review of CRISE findings”. Overview – Centre for Research on Inequality, Human Security and Ethnicitynúm. 1 (enero, 2010), 40 pp.  [En Línea]:  https://bit.ly/3mWiOk6 [Consulta: 12 de octubre, 2021].

[5]Office of the Spokesperson, “Secretary Antony J. Blinken With Alejandro Dominguez of Milenio TV”. U.S. Department of State (8 de octubre, 2021), sec. Press Releases [En línea]:  https://bit.ly/3p2qlAB [Consulta: 12 de octubre, 2021].

[6]Bureau of Western Hemisphere Affairs, “U.S. Relations With Mexico”. U.S. Department of State (16 de septiembre, 2021), sec.  Countries & Areas, Mexico [En línea]: https://bit.ly/3oZ0JEV [Consulta: 12 de octubre, 2021].

[7]EFE, “México se afianza como primer socio comercial de EU en la mitad de 2021”. Mexico Forbes (5 de agosto, 2021), sec. Economía y Finanzas [En línea]: https://bit.ly/3FQmaOw [Consulta: 15 de octubre, 2021].

[8]Secretaría de Economía, “Estados Unidos”. Gobierno de México (2021), sec. Acciones y Programas, Fichas de la relación comercial de México con algunos países [En línea]: https://bit.ly/3aX5syN [Consulta: 15 de octubre, 2021].

[9]Secretaría de Relaciones Exteriores, “Diálogo Económico de Alto Nivel entre México y Estados Unidos. Hoja Informativa DEAN”. Gobierno de México (9 de septiembre, 2021), sec. Documentos [En línea]: https://bit.ly/3vcpRZE [Consulta: 12 de octubre, 2021].

[10]Department of Homeland Security, “Secretary Mayorkas to Allow Fully Vaccinated Travelers from Canada and Mexico to Enter U.S. at Land Borders and Ferry Crossings”. Department of Homeland Security (12 de octubre, 2021), sec. Press Releases [En línea]: https://bit.ly/3DB0TGk [Consulta: 13 de octubre, 2021].

[11]Georgina Zerega, “EE UU reabrirá la frontera con México en noviembre para los vacunados contra la covid”. El País (13 de octubre, 2021), sec. Fronteras, ed. México [En línea]: https://bit.ly/2XdzI59 [Consulta: 13 de octubre, 2021].

[12]“Preguntas frecuentes sobre el capitulado del T-MEC”. Gobierno de México (16 de febrero, 2020), sec. Información del Capítulo Laboral del T-MEC [En línea]: https://bit.ly/3AIIPIL [Consulta: 13 de octubre, 2021].

[13]Redacción, “Se reunirá López Obrador con Blinken, Mayorkas y Garland”. Excélsior (5 de octubre, 2021)sec. Nacional [En línea]:  https://bit.ly/3aBSfee [Consulta: 13 de octubre, 2021].

[14]Secretaría de Relaciones Exteriores, “Gobierno de México demanda por daños a fabricantes y distribuidores de armas en Estados Unidos. Comunicado 349”. Gobierno de México (4 de agosto, 2021), sec. Prensa [En línea]: https://bit.ly/3mVWgA2 [Consulta: 11 de octubre, 2021].

[15]“Office of the Spokesperson, “Secretary Antony J. Blinken With Alejandro …”, op. cit.

[16]Clare Ribando Seelke, “Mexico: Evolution of Merida Initiative, FY 2008-FY 2021”. Congressional Research Service (20 de septiembre, 2021), sec. In Focus [En línea]: https://bit.ly/3vpNb6F [Consulta: 11 de octubre, 2021].

[17]Secretaría de Relaciones Exteriores (Cuenta de Twitter), “#EnVivo │Conferencia de prensa México – Estados Unidos. #SociosVecinosAmigos”. Secretaría de Relaciones Exteriores (8 de octubre, 2021) [En línea]: https://bit.ly/3vojF0W [Consulta: 11 de octubre, 2021].

[18]Idem.

[19]Antony J. Blinken, “Contributing to the United States´ Comprehensive Approach to Migration”. U.S. Department of State (29 de julio, 2021), sec. Press Releases [En línea]: https://bit.ly/3j2zsxs [Consulta: 13 de octubre, 2021].

[20]Secretaría de Relaciones Exteriores, “Traducción de cortesía de carta del presidente Joe Biden al presidente Andrés Manuel López Obrador“. Gobierno de México (11 de octubre, 2021), sec. Documentos [En línea]: https://bit.ly/3vbc2Lb [Consulta: 13 de octubre, 2021].

[21]Jon Martín Cullell, “El enviado de Biden para el cambio climático, John Kerry, visitará la frontera sur la próxima semana”. El País (15 de octubre, 2021), sec. Fronteras, ed. México [En línea]: https://bit.ly/3vdO5Ty [Consulta: 15 de octubre, 2021].

[22]Office of the Spokesperson, “Secretary Antony J. Blinken With Alejandro…”, op. cit.

[23]Office of the Spokesperson, “Secretary Antony J. Blinken with Ana Maria Salazar of El Financiero”. U.S. Department of State (8 de octubre, 2021), sec. Press Releases [En línea]: https://bit.ly/3mQPHPb [Consulta: 12 de octubre, 2021].

[24]Zolan Kanno-Youngs y Luke Broadwater, “Democrats Scramble to Keep Immigration Overhaul Alive in Reconciliation Bill”. The New York Times (13 de octubre, 2021), sec. Politics [En línea]: https://nyti.ms/2YMpM2Q [Consulta: 14 de octubre, 2021].

Visitas: 416

Anteriores

Ricardo Monreal

El doctor en Derecho, Ricardo Monreal Ávila, nació el 19 de septiembre de 1960 en Plateros, Zacatecas, en el seno de una familia de catorce hijos.

Estudió Derecho en la Universidad Autónoma de Zacatecas y luego cursó estudios de maestría y doctorado en Derecho Constitucional y Administrativo en la Universidad Nacional Autónoma de México.

En 1975 comienza su trayectoria política militando en las filas del Partido Revolucionario Institucional (PRI), allí ocupó varios cargos: fue coordinador nacional de la Defensa Jurídica del Voto en la Secretaría de elecciones de la dirigencia nacional; presidió el Comité Directivo Estatal de Zacatecas y, posteriormente, fue secretario de Acción Política de la Confederación Nacional Campesina. En éste periodo de militancia participó en el Congreso de la Unión, fue diputado federal dos veces (1988-1991 y 1997-1998) y llegó al puesto de senador (1991-1997).

En 1998, Monreal Ávila abandona al PRI para unirse a las filas del PRD y contender, ese mismo año, a la gobernación del estado de Zacatecas.

Fue diputado federal en tres periodos: de 1988 a 1991 y de 1997 a 1998 por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), y entre 2012 y 2015 por Movimiento Ciudadano y por el Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

Cumplió labores como senador en dos periodos, de 1991 a 1997 y de 2006 a 2012 por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y el  Partido del Trabajo (PT).

Ahora por tercera ocasión es Senador de la República y coordinador de la fracción parlamentaria de Morena.