Recientes acontecimientos en Cuba: palabras y realidades

El domingo 11 de julio de 2021, manifestantes de Cuba salieron a las calles del municipio de Santiago de los Baños, una ciudad que se encuentra 26 kilómetros al sur de La Habana, para protestar por la escasez de alimentos y medicinas y por los apagones, así como para exigir a las autoridades vacunar a la población contra la COVID-19.

La protesta se expandió a través de las redes sociales, particularmente por Facebook, generando en otras plataformas digitales más convocatorias para manifestaciones. Cabe recordar que la apertura digital fue alcanzada a finales de 2018, ya que el Gobierno cubano autorizó el acceso a redes sociales en los teléfonos celulares.

Posteriormente, las inconformidades alcanzaron a La Habana y otras partes y ciudades del país, por lo que, progresivamente, se fueron conociendo los detalles de lo sucedido, al tiempo que diversos medios de comunicación internacionales reseñaban que las protestas se transformaban en voces que gritaban “¡libertad!” y “¡abajo la dictadura!”.

En la prensa internacional se reseñó que el mismo domingo 11 de julio en la noche los servicios de telefonía celular comenzaron a interrumpirse y se empezó a restringir, por parte del Gobierno, el acceso a internet. También se informó que hubo varias detenciones, personas desaparecidas y arrestos violentos a cargo de la policía cubana.

 

El presidente estadounidense Joe Biden pidió “no reprimir las manifestaciones con violencia y escuchar al pueblo”.

 

Calificó al de Cuba como “Estado fallido que reprime a sus ciudadanos”, y agregó que “el comunismo es un sistema fallido”[1].

El alcalde de Miami, Francis Suárez, aseveró en declaraciones a la cadena de televisión Fox News que “Estados Unidos debe considerar ataques aéreos contra Cuba”[2], mientras que en otra entrevista con el diario Miami Herald manifestó que “pediría al presidente Biden que considerara una intervención militar en Cuba”[3].

Es oportuno recordar aquí que el entonces candidato Biden perdió, durante la elección presidencial de 2020, el estado de Florida, frente al excandidato y expresidente Donald Trump. Allí se encuentra asentada un gran comunidad cubano-estadounidense, que en su mayoría se inclina y vota por el Partido Republicano, con lo cual, los recientes acontecimientos y manifestaciones en Cuba podrían ser valorados electoral y políticamente por integrantes del Partido Demócrata, para recuperar terreno en aquella entidad federativa.

 

 

Lo anterior, sin olvidar que el diputado federal demócrata, Jesús “Chuy” García aseveró que “las sanciones del gobierno de Trump —aunado al bloqueo estadounidense por décadas— han sembrado desesperación en lugar de democracia. Estados Unidos debe terminar el bloqueo”[4]. Además, integrantes de la Cámara Baja de ese país, como el diputado Jim McGovern y las diputadas Susan Wild y Marie Newman se han manifestado “en favor de anular las medidas del expresidente Trump en contra de Cuba y en volver a abrir la relación entre ambos países.

Asimismo, cabe recordar que 80 diputados demócratas de la Cámara de Representantes federal estadounidense ya habían solicitado por medio de una carta al presidente Biden, en marzo de 2021, derogar las crueles sanciones impuestas por el expresidente Trump y retomar la política de apertura con Cuba del expresidente Barack Obama.

El domingo 25 de julio, Carlos Lazo, maestro de preparatoria cubano-estadounidense, encabezó una caminata de dos mil kilómetros desde la ciudad de Miami, Florida, desde la que, junto con activistas, académicos y sindicalistas, reclamó, a nombre de las familias cubanas, el retiro de las sanciones económicas impuestas a la isla.

Por su parte, el presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, el demócrata Bob Menéndez, refirió que “Las manifestaciones de protesta ocurridas en Cuba tuvieron el propósito de exigir el fin de la dictadura y Estados Unidos debe apoyar sus demandas para que no se perpetúen décadas de represión”[5].

Mientras tanto, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, así como el Gobierno de ese país, han admitido el malestar ciudadano, pero también han acusado al Gobierno estadounidense de estar detrás de las manifestaciones y de la manipulación en las redes sociales para alentar la desestabilización de la isla.

 

 

Las autoridades del país caribeño denunciaron que los disturbios del 11 de julio fueron impulsados desde la ciudad de Miami en las redes sociales, a partir de compañías estadounidenses que dominan el ciberespacio, y con participación de grupos opositores a la Revolución cubana[6], con el uso de imágenes falsas, manipuladas[7] y fuera de contexto.

Respecto de la aseveración hecha por el presidente estadounidense sobre el Estado fallido cubano, el presidente Díaz-Canel afirmó que “Un Estado fallido es aquel que, para complacer a una minoría reaccionaria y chantajista, es capaz de multiplicar el daño a 11 millones de seres humanos ignorando la voluntad de la mayoría de los cubanos, estadounidenses y la comunidad internacional”[8].

Mientras tanto, algunos mandatarios de América Latina, así como el Gobierno de Rusia y el papa Francisco, expresaron también sus puntos de vista en relación con las manifestaciones en la isla. Así, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, aseveró que “el pueblo fue a pedir cuatro cosas: alimentos, (…) electricidad —porque el petróleo que iba de Venezuela está cayendo bastante y la fuente de energía de ellos es esa que viene combustibles fósiles—, (…) internet —que no existe— y libertad, y recibieron balas de goma, golpes y prisión”[9].

El Gobierno Chile dijo “la libertad de expresión y la manifestación pacífica son derechos humanos que deben ser respetados y resguardados y pidió a Cuba por lo que solicitó al Gobierno no acallar a los ciudadanos que desde el domingo han salido masivamente a las calles pidiendo libertad”[10].

Por su parte, el Gobierno de Rusia calificó de “inaceptable cualquier intento por desestabilizar a Cuba y exigió a Estados Unidos que no se inmiscuyan en los asuntos de países soberanos”[11]. Asimismo, esa nación envió, el 25 de julio, ayuda humanitaria que consistió en mascarillas, equipos de protección y alimentos.

 

 

El Papa Francisco señaló que “(…) está cerca

En México, el presidente López Obrador[13] señaló que “debe buscarse una salida mediante el diálogo, sin el uso de la fuerza, sin la confrontación, sin la violencia”.

 

Agregó que, “si se quisiera ayudar a Cuba, lo primero que se debería hacer es suspender el bloqueo”, y expresó: “debemos guiarnos siempre por los principios de política exterior: no intervención, autodeterminación de los pueblos, solución pacífica de las controversias y garantizar los derechos humanos”.

Aquí cabe recordar que lo dicho por el presidente mexicano tiene sustento en nuestra Constitución Política, concretamente en el artículo 89, fracción X. Asimismo, estos principios se encuentran consagrados en el artículo 2 de la Carta de las Naciones Unidas, la cual ha sido suscrita o adherida por sus Estados miembros.

Pero no sólo los principios internacionales de derecho han sido evocados en el caso de Cuba, sino también las resoluciones que ha tomado la Organización de las Naciones Unidas respecto al embargo económico, comercial y financiero que padece ese país.

La Resolución A/75/L.97, del 9 de junio de 2021, cuyo tema es: “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”, se añade a las precedentes 28 que se han adoptado año con año desde 1992. La de 2021 fue finalmente adoptada con 184 votos a favor, dos en contra y tres abstenciones.

Es interesante apuntar que, antes de la votación de esta Resolución, el Coordinador Político de la Misión de Estados Unidos, Rodney Hunter, “manifestó que su país

Mientras tanto, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, expresó en ese marco que “El bloqueo es una violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos de todo el pueblo de Cuba que, a tenor del artículo II, inciso C de la Convención de Ginebra de 1948, constituye un acto de genocidio”[15]. La Resolución de este año fue finalmente adoptada con 184 votos a favor, dos en contra y tres abstenciones.

De acuerdo con el Gobierno cubano en su informe Cuba vs. Bloqueo, presentado en septiembre de 2020, también ante la Asamblea General de la ONU, el bloqueo económico, comercial y financiero aplicado durante casi seis décadas a la isla caribeña ha generado daños acumulados por un total de 144,413.7 millones de dólares[16].

Sin embargo, cabe recordar que las incesantes diferencias entre los gobiernos de Estados Unidos y de Cuba tuvieron un paréntesis durante los años 2014-2016, cuando el expresidente estadounidense, Barack Obama, llevó a cabo diversas acciones para encauzar, junto con el entonces presidente de Cuba, Raúl Castro, un acercamiento bilateral. El otrora mandatario de la Unión Americana señaló que “El aislamiento no ha funcionado. Es momento de un nuevo enfoque”[17].

Entre estas acciones destacan el inicio de negociaciones para restablecer las relaciones diplomáticas con la isla, el intercambio de prisioneros, el restablecimiento de relaciones diplomáticas, la reapertura de la embajada de Estados Unidos en Cuba, la puesta en marcha de intercambios y visitas de alto nivel entre los dos gobiernos, la facilitación del envío de remesas desde EUA hacia la isla, así como el incremento en el límite de dinero para enviar —de 500 a 2,000 dólares— por trimestre, excepto para ciertos funcionarios del Partido Comunista, y el comienzo de una nueva etapa de diálogo.

Esta política cambió con la llegada del expresidente Trump (2017-2021), a través de la implantación de nuevas sanciones, como el endurecimiento de la Ley Helms-Burton, la prohibición de viajes culturales y educativos, restricciones al envío de remesas y transacciones bancarias, entre otras.

 

 

Tales medidas no han sido modificadas hasta ahora por la nueva administración estadounidense, aunque el presidente Biden ordenó a su Gobierno revisar la política de remesas hacia la isla caribeña, como forma de apoyar al pueblo cubano en sus “legítimas aspiraciones democráticas”, además de evaluar la decisión de que Estados Unidos aumente o no el personal de su embajada en aquella nación.

Sin embargo, el Gobierno estadounidense también ha impuesto nuevas sanciones, pero esta vez al ministro de Defensa cubano y a la Brigada Especial Nacional, por supuesta “represión” en contra de las manifestaciones ciudadanas, advirtiendo que esto es “sólo el comienzo” de las medidas punitivas contra Cuba. Estas sanciones bloquean cualquier activo que aquéllos tengan bajo la jurisdicción de EUA. Además, prohíbe a las ciudadanas y ciudadanos estadounidenses negociar con ellos.

Por otro lado, cabe señalar que Cuba ha venido realizando reformas o actualizaciones que buscan adaptar el modelo económico cubano a las nuevas realidades internas y externas a partir de su filosofía política, sus valores, sus necesidades y sus fortalezas, como lo han expresado sus autoridades políticas. No obstante, para varios investigadores, observadores políticos o incluso gobiernos, no se trata más que de un “cambio sin cambio”[18] o incluso un cambio limitado a ciertas cuestiones en materia económica y social. “Las reformas, mejor conocidas como la actualización del modelo económico, tienen como uno de sus principales rasgos un énfasis en realizar cambios de políticas económicas y sociales, pero sin modificaciones políticas (…)”[19].

La denominada Tarea de Ordenamiento, iniciada el 1 de enero de 2021, ha sido una etapa que comprende diversos aspectos, como una reforma monetaria y cambiaria; modificaciones en la política de precios, salarios y pensiones; impulso al trabajo autónomo, así como a la pequeña y mediana empresa privada; concesión de mayores márgenes de autonomía a la empresa estatal, a fin de alentar la productividad, y la terminación de subsidios a varias de estas empresas. Asimismo, ha buscado empoderar a las autoridades locales para que alienten la inversión en sus territorios, y flexibilizar la política para captar inversión foránea[20].

Estas reformas o adaptaciones buscan hacer pervivir el socialismo y generar eficacia administrativa y eficiencia económica para el bienestar de la población, aunque la instrumentación y la eficacia de esas actualizaciones o reformas a corto, mediano y largo plazos son otro asunto, sobre todo con la aún existente pandemia de COVID-19 que provocó, en 2020, una caída de la economía cubana de un menos 11 por ciento.

En este contexto, tanto Cuba como Estados Unidos, sin olvidar al resto de América Latina y el Caribe, requieren de diálogo y de comprensión mutuos, no de denostación, violencia o injerencia. Los principios de derecho internacional deben prevalecer bajo cualquier circunstancia, así como la legítima voluntad del pueblo cubano de continuar o no con su sistema político y económico.

 

 

 

[1] Vázquez, M., “Biden dice que Cuba es un estado fallido y llama al comunismo un sistema universalmente fallido”, CNN, 15 de julio de 2021, consultado el 30 de julio de 2021 en: https://cnn.it/3zUHL4w

[2] “El alcalde de Miami plantea un ataque aéreo contra Cuba para acabar con el régimen”, La Razón, 15 d julio de 2021, consultado el 30 de julio de 2021 en: https://bit.ly/3rH9vqc

[3] “Repudiable: el alcalde de Miami le pedirá a Biden una intervención militar con ataques aéreos en Cuba”, Ámbito, 14 de julio de 2021, consultado el 30 de julio de 2021 en: https://bit.ly/3yrw2K8

[4] Brooks, D., “Biden retoma la vieja retórica y se subordina a Miami en el tema de Cuba”, La Jornada, 14 de julio de 2021, consultado el 30 de julio de 2021 en: https://bit.ly/2TJRKtT

[5] “El senador Bob Menéndez llama a apoyar las demandas” de los cubanos”, EFE, 12 de julio de 2021, consultado el 30 de julio de 2021 en: https://bit.ly/3ldqHm5

[6] Cabe recordar que la Revolución francesa estuvo constantemente asediada por diversos países europeos, cuyo régimen era la monarquía, no la república.

[7] “(…) en Twitter un mensaje que muestra una imagen con miles de personas protestando y la atribuye a las recientes protestas en La Habana contra el régimen cubano. Es un bulo. La fotografía no tiene relación alguna con la isla. La captó la agencia estadounidense Associated Press en la ciudad egipcia de Alejandría en febrero de 2011. El mensaje, con más de 750 retuits y más de 2000 “me gusta”, muestra a muchas personas en una zona costera, y asegura: “El malecón de La Habana en estos momentos. Miles de cubanos siguen llegando para reclamar democracia”. Entre las personas se pueden apreciar claramente banderas de Egipto con las franjas roja, blanca y negra”. VerificaRTVE, “Esta foto no es de las protestas en Cuba sino de Egipto en 2011”, RTVE, 13 de julio de 2021, consultado el 22 de julio de 2021 en: https://bit.ly/3iDapQs

[8] “EU ha fracasado en su empeño por destruir a Cuba: Miguel Díaz-Canel”, AFP, 16 de julio de julio de 2021, consultado el 30 de julio de 2021 en: https://bit.ly/3A7bDeb

[9] “Bolsonaro lamenta el día muy triste de ayer en Cuba y la detención de los manifestantes”, EFE, 12 de julio de 2021, consultado el 30 de julio de 2021 en: https://bit.ly/3ykjc0o

[10] Swiss Info, “Chile pide a Cuba no acallar a los manifestantes que piden libertad”, 13 de julio de 2021, consultado el 30 de julio de 2021 en: https://bit.ly/3lhUbiG

[11] “Rusia: pretender desestabilizar a Cuba, inaceptable”, Europa Press, 16 de julio de 2021, consultado el 30 de julio de 2021 en: https://bit.ly/2VjVzXl

[12] “El Papa Francisco llama a la paz y al diálogo en Cuba”, Reuters, 19 de julio de 2021, consultado el 30 de julio de 2021 en: https://cnn.it/3j3tImd

[13] El jefe del Estado mexicano, Andrés Manuel López Obrador, señaló también que “El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, debe tomar una decisión respecto de levantar el bloqueo económico a Cuba (…). La política que se definió hace 200 años no funciona, no es buena para nadie. Ya no tiene que haber invasiones, anexiones, bloqueos y debe de haber cooperación para el desarrollo entre todos los pueblos (…). La inmensa mayoría de los países están en contra del bloqueo. Es momento de tomar una decisión. Es un llamado respetuoso, desde ningún punto de vista injerencista, pero hay que separar lo político de lo humanitario. La vida es lo importante”. Asimismo, el Gobierno federal de nuestro país envió dos buques de la Armada de México con alimentos, medicamentos y oxígeno. Garduño, R. y Méndez, E., “Biden debe tomar una decisión sobre el bloqueo a Cuba, dice AMLO”, La Jornada, 28 de julio de 2021, consultado el 26 de julio de 2021 en: https://bit.ly/3x3dvCx

[14] ONU, “La Asamblea General rechaza una vez más de forma abrumadora el embargo a Cuba”, 23 de junio de 2021, consultado el 30 de julio de 2021 en: https://bit.ly/3zVYHY6

[15] ACNU, “Discurso del ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, en la presentación del proyecto de Resolución: “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”, s/f., consultado el 30 de julio de 2021 en: https://bit.ly/3rLoWxz

[16] Bermúdez, Á., “Protestas en Cuba: cuánto afecta realmente a la isla el embargo de Estados Unidos”, BBC News Mundo, 15 de julio de 2021, consultado el 22 de julio de 2021 en: https://bbc.in/3Bt2TAm

[17] Barack Obama: “No podemos continuar con esta política por cinco décadas más”, BBC, 17 de diciembre de 2014, consultado el 30 de julio de 2021 en: https://bbc.in/3ff56pA

[18] Del Castillo Alemán, G. y Quintana Nedelcu, D., “Las reformas actuales en Cuba: un estudio de política pública”, Revista Mexicana de Sociología 78, núm. 1 (enero-marzo 2016), México D. F., UNAM-IIS. p. 26.

[19] “El origen de esta resistencia a los cambios políticos tiene al menos un antecedente: el plebiscito nacional de junio de 2002, en el que participaron más de nueve millones de cubanos para dejar expresamente consignado el carácter irrevocable del socialismo y del sistema político y social revolucionario”. Idem, p. 8.

[20] Vicent, M., “Cuba realiza la unificación monetaria pospuesta hace años y profundiza su reforma económica”, El País, 11 de diciembre de 2021, consultado el 11 de diciembre de 2021 en: https://bit.ly/3y4rlWE

Visitas: 342

Anteriores

Ricardo Monreal

El doctor en Derecho, Ricardo Monreal Ávila, nació el 19 de septiembre de 1960 en Plateros, Zacatecas, en el seno de una familia de catorce hijos.

Estudió Derecho en la Universidad Autónoma de Zacatecas y luego cursó estudios de maestría y doctorado en Derecho Constitucional y Administrativo en la Universidad Nacional Autónoma de México.

En 1975 comienza su trayectoria política militando en las filas del Partido Revolucionario Institucional (PRI), allí ocupó varios cargos: fue coordinador nacional de la Defensa Jurídica del Voto en la Secretaría de elecciones de la dirigencia nacional; presidió el Comité Directivo Estatal de Zacatecas y, posteriormente, fue secretario de Acción Política de la Confederación Nacional Campesina. En éste periodo de militancia participó en el Congreso de la Unión, fue diputado federal dos veces (1988-1991 y 1997-1998) y llegó al puesto de senador (1991-1997).

En 1998, Monreal Ávila abandona al PRI para unirse a las filas del PRD y contender, ese mismo año, a la gobernación del estado de Zacatecas.

Fue diputado federal en tres periodos: de 1988 a 1991 y de 1997 a 1998 por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), y entre 2012 y 2015 por Movimiento Ciudadano y por el Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

Cumplió labores como senador en dos periodos, de 1991 a 1997 y de 2006 a 2012 por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y el  Partido del Trabajo (PT).

Ahora por tercera ocasión es Senador de la República y coordinador de la fracción parlamentaria de Morena.