• Nación

Los mensajes del caso Rosario Robles

  • Municipios Puebla
Es muy delicado lo que está pasando con Rosario Robles. ¿Por qué? Porque son exactamente los mensajes que no se deben mandar

Es muy delicado lo que está pasando con Rosario Robles. ¿Por qué? Porque son exactamente los mensajes que no se deben mandar. Imagínese por un momento que usted no es una experta, un experto en política, en leyes ni en comunicación. Una semana se entera de que Emilio Lozoya, a pesar de todo lo que hay detrás de él, anda de “gira artística” comiendo, bebiendo y conviviendo como si no le tuviera miedo a nada ni a nadie. Por si esto no fuera suficiente, la noticia viene acompañada de un montón de justificaciones. Tan “fácil” que sería entender que el señor está colaborando con las autoridades. 

¿Cuál sería su conclusión de esta historia? ¿Cómo se sentiría en pleno combate a la corrupción? ¿Qué emociones pasarían por su sistema nervioso después de padecer, como padecen muchas personas en México, de asesinatos, desapariciones, secuestros, asaltos y extorsiones que jamás se resuelven?   En eso estábamos cuando nos llega la noticia de que Rosario Robles podría, al igual que muchas otras personas, continuar el proceso legal por el que está pasando fuera del reclusorio. Ella no se puso sus mejores galas, no se fue a ningún restaurant, no comió, no bebió, no convivió. ¡Pero qué cree! Si le dan la oportunidad de salir del reclusorio, chance y se escape. ¿Por qué? No sé.

A lo mejor porque le leyeron la mente, porque lo dicen los astros o simple y sencillamente porque es mujer y las mujeres, para los que deciden, son así.  Que siga encerrada. Es lo que dice la ley. Es lo que se debe hacer. Por si esto no fuera lo suficientemente escandaloso, Andrés Manuel López Obrador afirma que no hay ningún tipo de venganza en este caso. ¿Qué hace una, que hace uno, cuando escucha este tipo de explicaciones?

  Concluir exactamente todo lo contrario. Es como cuando los expresidentes del pasado decían que el peso no se iba a devaluar y a la mañana siguiente se devaluaba. Por eso no hay que hacer cosas buenas que parezcan malas. Por eso hay que cuidar el tema de la comunicación. En resumen, tenemos un problema: por todos lados se nos está mandando el mensaje de que en este país la justicia no existe, de que no es pareja. ¿Cuál es la bronca? Que esto no tiene nada de diferente respecto a los mensajes que las autoridades nos mandaban en los tiempos del neoliberalismo, incluso antes.

Conclusión: nada ha cambiado, nada va a cambiar.  ¿A dónde nos va a llevar esto? A una decepción más que se va a sumar a la larga lista de decepciones que las mexicanas y los mexicanos venimos acarreando desde que nacimos. Un pueblo decepcionado no puede ser un pueblo agradecido. ¡Cuidado! El más grande reto de Andrés Manuel López Obrador y de toda la Cuarta Transformación no es superar los efectos políticos, económicos y sociales de la pandemia, es romper con esta noción de que en México no existe la justicia, de que sólo se aplica cuando le conviene a los poderosos, de que estamos en manos de nadie. Si no cree en la importancia de este tema, haga memoria y váyase a las campañas electorales.  ¿Qué es lo primero que prometen los candidatos? Meter tras las rejas a los que nos han hecho daño. ¿Y quiénes son los que entran? Sólo sus enemigos.   Delicado. Es muy delicado lo que está pasando con Rosario Robles. ¿O usted qué opina? 

Columna de Álvaro Cueva

Milenio

Foto: Archivoe

cdch

Visitas: 259

municipios_interiores: 

Encuesta

¿Usted ha recibido apoyos del gobierno del estado en el último mes?