• Opinión

Presupuesto, las mañanitas y la muerte

Esta inopia explica, en parte, el “olvido” de los diputados federales de Morena para destinar los 33 mil millones de pesos para comprar la vacuna contra el Covid 19

En un México que se acerca a los 100 mil muertos por Coronavirus, los diputados de Morena no destinaron ni un peso, en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2021, para comprar la vacuna rusa Sputnik V (u otra que sea efectiva) que los ciudadanos necesitamos para frenar en seco los viajes al camposanto llevando las cenizas de los muertos en la pandemia. Al inicio de la crisis sanitaria en el mundo, el presidente López Obrador afirmaba que “no es algo terrible, fatal, ni siquiera es equivalente a la influenza” y el gobernador morenista de Puebla, Miguel Barbosa, sostenía que a los pobres no les daba o que la vacuna era un mole de guajolote. Las consecuencias de esa completa ignorancia la vemos en los hospitales llenos de enfermos y en los panteones que no se dan abasto. México es el cuarto país con más muertos en la pandemia y Puebla supera en muertes a más de 150 países, incluido a China, que fue el epicentro del problema.

            En su campaña política, el actual presidente de la república sostenía un día sí y otro también que “su honestidad” se traspasaría a todos los demás funcionarios en forma de una pirámide que comenzaría con él y llegaría hasta los estratos más bajos de la estructura de gobiernos de todo el país. Puro cuento. Aquí lo único que se ha transmitido es la ignorancia que reina en el Palacio Nacional: desde AMLO y sus secretarios de estado hasta los diputados federales de Morena, sin olvidar a Miguel Barbosa y otros asnos que no rebuznan agudo porque apenas aprenden el tono grave.

            Esta inopia explica, en parte, el “olvido” de los diputados federales de Morena para destinar los 33 mil millones de pesos para comprar la vacuna contra el Covid 19 y que millones de mexicanos (no se sabe si todos) tengamos acceso a ella en un futuro cercano y podamos rehacer la economía de un país que de por sí ya padecía la pobreza, pero que ahora padece hambre. Ah, pero eso a los diputados de Morena no les preocupa. ¡Que importa que los mexicanos mueran por una pandemia, si ellos están haciendo su revolución de la 4T! Como dicen en Veracruz, la 4T va en marcha de nuevo… ¿Pero hacia dónde? ¡Hacia un Medioevo que paraliza a un país! ¿Y saben los mexicanos en qué pensaban los diputados morenistas mientras aprobaban el Presupuesto de la Federación? ¿Cuál era su preocupación? ¡Vaya! ¡Mejor no podía ser! Ellos estaban preocupados por la hora en que todos juntos, como un gran coro de la Cuarta Transformación, con emoción le cantarían las mañanitas al presidente de México. ¿La vacuna? ¡Para qué! ¿La economía en picada? ¡Que la arregle el mercado, que para eso se inventó! ¿La gente con hambre? ¡Qué más da, ya antes hemos comido polvo! ¿La inseguridad galopante? ¡Es culpa de Salinas y los neoliberales! ¿Los problemas del país? ¡Ya habrá tiempos mejores! (Aunque ellos no saben cuándo). Todos esos son problemas que ellos no saben resolver. Ellos querían felicitar al cumpleañero López Obrador. ¡Ajá, a ese mero! Los morenistas no se aguantaban las ganas de felicitar, desde la máxima tribuna del país, al presidente de los 100 mil muertos por Coronavirus y un México muerto de hambre. Y el país le dice: ¡Felicidades AMLO, lo haces muy bien! ¿Habrá alguien mejor tú?

            Pero no es todo. La Cámara de Diputados aprobó un Presupuesto de Egresos para el año 2021 que contempla el gasto de 6 billones 295 mil millones de pesos. Esa es la cantidad de dinero que en todo el país el gobierno gastará durante el próximo año. Los diputados de Morena, que con la mayoría en la Cámara de Diputados, lograron que, de hecho, el Presupuesto de Egresos se respetara así como lo había propuesto el presidente de México con la característica esencial de centralizar la mayor cantidad de dinero en las manos del propio presidente para satisfacer dos cosas: darle dinero en efectivo a grupos de mexicanos (para comprarles con un apoyo la conciencia y el voto del próximo año) y para las tres obras que AMLO a fuerza desea construir: el Tren Maya, la refinería Dos Bocas y el aeropuerto de Santa Lucía. Así, con esa centralización del dinero se le quitan recursos a varias secretarías de Estado, a varios gobiernos estatales (la Alianza Federalista, integrada por 10 gobernadores, ha denunciado que a los estados del país se les quitaron 182 mil millones de pesos en este PEF) y eso afecta, en consecuencia lógica, a los recursos de los que dispondrán los municipios, que ya de por sí sufren los recortes estatales y la cancelación de obras municipales.

            En Puebla, por ejemplo, todos somos testigos de que el gobernador Miguel Barbosa, no construye obra pública, pero ni por error. Es más, hace unos días se aprobó en el Congreso local, por los votos de la mayoría morenista, que Barbosa aprobará o no (según le amanezca el ánimo ese día) las obras que se realizarán en los municipios. Todos sabemos que con ese lopezobradorista consumado lo peor es tener diferencias, porque entonces desata la guerra sin cuartel contra “los opositores” desde Casa Aguayo. Esto es cierto y basta con una hojeada de la prensa poblana para comprobarlo. De manera que los ediles que no tengan buena relación con el señor gobernador, pueden irse despidiendo de las obras en sus municipios. Al dictador, dicen sus fieles, no hay que caerle mal. Así que al recorte de la Cámara de Diputados en el PEF 2021 debemos sumarle el ánimo de Barbosa. Una cosa realmente terrible.

Los 217 municipios de Puebla sufren porque no tienen dinero para construir escuelas o mejorar las que ya existen, no les alcanza para pavimentar calles, para reparar o construir de carreteras, para vivienda, para nuevos sistemas de alumbrado público, redes de agua potable o drenaje, para clínicas de alta calidad o para la construcción de hospitales modernos, para casas de la cultura, para unidades deportivas y un largo etcétera de obras que faltan, sobre todo en las zonas más marginadas.

            Por todo eso, Antorcha exigió en la Cámara de Diputados que en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2021 se pensara en los mexicanos y se destinaran los recursos necesarios para infraestructura en los pueblos y las colonias. ¿Tenemos razón? ¡Claro que sí! El PEF no es de AMLO. El PEF no es de Morena. El PEF es de todos los mexicanos, porque es el dinero que, con nuestro trabajo diario, el gobierno recolecta para poderlo gastar en las necesidades urgentes del país, en todo aquello que nos libre de la pandemia, que nos dé trabajo, que nos haga salir de la pobreza, la inseguridad, que nos dé educación, ciencia, que nos dé cultura y lugares para hacer deporte, que nos ayude a resolver las carencias de nuestras colonias o pueblos. Todos tenemos derecho a que se nos resuelvan las demandas, porque el PEF es del pueblo de México, de ese pueblo que AMLO dijo que iría primero, aunque ahora veamos que va al último.

            Morena no nos hizo caso: los diputados morenistas no voltearon a ver las necesidades de la gente y siguieron las órdenes de López Obrador para centralizar el dinero. Por lo tanto, en este año, en tu municipio y en tu colonia, no tendrás obras.

            Ante este panorama de terror en México, sólo hay una solución: en las elecciones de 2021, logremos que pierda Morena la mayoría de la Cámara de Diputados con un voto razonado. No lo olvides, ni un voto a Morena en el 2021, porque Morena es muerte, ignorancia, atraso y hambre.

 

Columna de Aquiles Montaño Brito

Visitas: 665

municipios_interiores: 

Encuesta

¿Usted ha recibido apoyos del gobierno del estado en el último mes?