• Opinión

En riesgo la seguridad sanitaria fronteriza

  • Érika Nieto
La llegada del invierno en la Unión Americana implica el regreso forzado de miles de migrantes a México

No cabe duda que las últimas noticias sobre los casos de ébola que aparecieron en el estado fronterizo de Texas, concretamente en Dallas, dispararon las alertas tanto en México como en Estados Unidos sobre la movilidad humana que se registra en la frontera entre estos dos países, legal o ilegalmente.

Y es que el hecho de que en Estados Unidos fallaran los protocolos de seguridad sanitaria y se presentaran ya los primeros contagios y la primera muerte por este virus implica que México tiene que preocuparse en serio por reforzar sus medidas preventivas ante la continua entrada y salida de paisanos, a la par con el vecino país del norte.

Y aunque ya se anunciaron algunas acciones de revisión en los 6 aeropuertos que reciben vuelos internacionales en el país, además de que se habilitaron dos áreas de aislamiento y se instalaron cámaras con sensores de temperatura en las terminales 1 y 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, pareciera insuficiente ante el avance del mortal virus en el mundo.

Por otro lado, aquellos mexicanos que busquen en la migración hacia Estados Unidos una nueva oportunidad laboral encontrarán nuevos y fuertes obstáculos porque las acciones preventivas en contra de la propagación del virus del ébola están reforzando las entradas y salidas internacionales en la línea a través de los puentes internacionales.

El invierno y la navidad, focos rojos

La llegada del invierno y de las primeras nevadas a algunos estados de la Unión Americana implica el regreso forzado de miles de migrantes a su hogar en México ante la suspensión por temporada de sus empleos, así que estos meses de noviembre a febrero son aprovechados para la visita a sus familiares en nuestro territorio nacional.

Pero este año será completamente diferente porque a las revisiones habituales de las autoridades federales de ambos países en la frontera se sumarán las supervisiones sanitarias para detectar si alguno de los viajeros tiene los síntomas del ébola y así evitar la propagación del virus a nuestras comunidades en México.

En el caso de Puebla las autoridades sanitarias ya reconocieron que la estrategia preventiva la encabeza solo el gobierno federal y que en los municipios que son principales expulsores de mano de obra a USA serán instalados los módulos de atención al migrante que año con año tienen esta tarea, pero no contemplan mayores acciones ante esta emergencia sanitaria internacional.

De esta manera, municipios, sobre todo de la mixteca poblana, como Tehuitzingo, Coatzingo, Acatlán, Tulcingo del Valle, Izúcar de Matamoros, Piaxtla, Chinantla, Ciudad Serdán, entre muchos otros de diferentes lugares de nuestro estado recibirán a sus migrantes y tendrán la responsabilidad personal y social de estar atentos a que alguno de los síntomas que ya se explican sobre el virus del ébola pudiera presentarse en algún recién llegado de Estados Unidos.

Por lo que sólo quedará apostarle a la conciencia personal para evitar que la relación estrecha que mantienen los migrantes mexicanos con el vecino país del norte no genere contagios de este virus, con origen en Africa, también entre las familias poblanas y de nuestro país en general.

Comentarios en Twitter: @erinife

Correo electrónico: erinife23@gmail.com

Visitas: 2,616

Tags: 

municipios_interiores: 

Encuesta

¿Usted ha recibido apoyos del gobierno del estado en el último mes?