• Acatlán de Osorio

Pueblos de la Mixteca participaron en los inicios de la Revolución Mexicana

Desde los grupos de apoyo del general Emiliano Zapata hasta el proyecto del ferrocarril, forman parte de la historia no contada.

Acatlán de Osorio, Pue.- En el año de 1914, entran a Acatlán tropas zapatistas comandadas por Jesús Morales “El Tuerto”, con la instrucción de quemar las haciendas y fusilar a sus dueños por órdenes de Emiliano Zapata, por lo que se les pedía desalojar sus propiedades. 

El Tuerto incendió el centro de la población mientras que Ricardo Reyes Márquez con tropas del gobierno, ataca a los revolucionarios en un sitio que se prolongó por tres días y que dejó muchas bajas civiles. Lo anterior son datos del ingeniero, cronista e investigador de la mixteca, Don Miguel Salmoran, sobre la Revolución Mexicana.

Destaca también que cuando el general Emiliano Zapata, comandante general del Ejército Libertador del Sur, se dirigió a todos los revolucionarios reunidos en Ayoxustla aquel 27 de noviembre de 1911 para que, si no tenían miedo, pasaran a firmar el Plan de Ayala, entre los que se pusieron de pie y avanzaron hacia la mullida mesa sobre la cual se hallaba el histórico documento, se encontraban cuatro mixtecos: el general Jesús Morales, originario del municipio de Petlalcingo -conocido entre su gente como “El Tuerto” Morales por la falta de un ojo que perdió de niño en una riña callejera-; el capitán Francisco Mendoza, del pueblo del Organal de Chietla; Catarino Mendoza, y Amador Acevedo, de Huauchinantla.
La guerra campesina en la Mixteca baja

De acuerdo con lo investigado por Salmoran, la acción más clara de rebelión contra el maderismo se dio el 24 de septiembre de 1911, cuando Jesús “El Tuerto” Morales y Magdaleno Herrera al frente de 200 elementos de tropa, se levantaron en armas en Tehuitzingo, desconociendo al presidente electo Francisco I. Madero, secundando la actitud asumida por Emiliano Zapata en el estado de Morelos. De Tehuitzingo marcharon hacia Chinantla y lugares circunvecinos para difundir los motivos de su lucha y extender su área de influencia. Para perseguirlos, Victoriano Huerta, que se encontraba al frente de la campaña contra los zapatistas, ordenó al Brigadier Arnoldo Casso López que explotara la zona.

El 3 de octubre de ese año, el militar comenzó una expedición por el distrito de Chietla, incursionando en Tlancualpican, Ixcamilpa y Chila de la Sal, donde andaba operando la gente de Jesús “El Tuerto” Morales, quienes se replegaron para Tehuitzingo. 

Ese mismo día salió de Chiautla con rumbo a Acatlán una brigada de infantería al mando del mayor Felipe Álvarez, compuesta por una compañía al mando del capitán primero Conrado Benítez; las dos compañías del segundo batallón de infantería, al mando del mayor Eduardo Ocaranza y los jinetes del décimo noveno cuerpo rural del comandante Camerino Z. Mendoza.

En el trayecto pasaron por Tehuitzingo donde entablaron combate con las fuerzas zapatistas que tuvieron que abandonar el lugar. Al día siguiente hubo otro combate en el centro de Acatlán, con saldo también favorable para los federales. Frente a estos resultados Jesús “El Tuerto” Morales y  su ejército se dirigieron a Tamazola, en el distrito de Silacayoapan, Oaxaca, de ahí pasaron a Ihualtepec y llegaron a Santa Ana Rayón, en los límites con el estado de Guerrero, hasta donde las tropas federales de Puebla ya no los siguieron, dejando que lo hicieran las de Oaxaca.

Meses más tarde, Cleotilde Sosa, llega a la hacienda de La Trinidad, cuelga a los dueños y entrega las tierras a los jornaleros que ahí trabajaban, pero no tardó el gobierno en responder y mandar tropas para que se respetaran las haciendas. 

Lázaro Cárdenas del Rio, presidente de la República, visita Acatlán de Osorio para hacer entrega personal del Ejido de Tres Cruces y un Trapiche que fue traído desde Córdoba, Veracruz, para usarlos en forma colectiva y en beneficio de todos. En el Municipio de Acatlán ya existían 16 ejidos.

La revolución llegó a la Mixteca como también llegó el ferrocarril

La historia –dice- Salmoran habla también de “El Mexicano del Sur” que en esa época se extendía  desde Puebla a Oaxaca por Rosendo Márquez km-54.7, Tlacotepec km-87.1, y Tehuacán km-127.3. El Ramal Huajuapan salió de San Marcos (Rafael Lara Grajales), a Rosendo Márquez  km-44.4  y a Ixcaquixtla  km-90.1, desde Ixcaquixtla al sur hasta Petlalcingo (unos 74 kilómetros) fue construido entre 1936-37 por la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas bajo las siglas  Líneas Férreas de México S.A., el Ferrocarril Mexicano la manejó hasta 1942, entonces la abandonó. El resto de la línea San Marcos a Ixcaquixtla  fue abandonado en 1956, de Ixcaquixtla a

Petlalcingo aún existían las vías, sin embargo han sido robadas en los últimos años.

Así mismo, se dice que se tiene información que en el mezquital, comunidad de Petlalcingo, hay una estación en ruinas del ferrocarril, aunque otros aseguraron que ya no existe porque la mandó a quitar Manuel Ávila Camacho porque la gente de Petlalcingo apoyaban a Juan Andreu Almazán, quien buscaba ser presidente de la República y cuando vino al pueblo el candidato Manuel Ávila Camacho, en  un jaripeo le gritaron.

Visitas: 14,734

Tags: 

municipios_interiores: 

Encuesta

¿Usted ha recibido apoyos del gobierno del estado en el último mes?