El presidencialismo priista y AMLO

De acuerdo al libro de Jorge Carpizo, El Presidencialismo Mexicano, editado por Siglo XXI, en 2002, las facultades metaconstitucionales, es decir, la serie de poderes que se encuentran más allá del texto constitucional, de los Presidentes de la República en tiempos del viejo sistema priista eran:

Jefe real del PRI, el Presidente tenía el control del partido. Designación del sucesor, el mandatario designaba a través del dedazo al siguiente Presidente de la República. Designación de los Gobernadores, los Diputados Federales y Senadores de la República.

Remoción de los Gobernadores a través de renuncia o desaparición de poderes a cargo de la Cámara Alta. La subordinación del Poder Legislativo, fue en 1997 cuando el Congreso se independizó del Presidente.

La subordinación del Poder Judicial, ya que hasta las reformas de 1994, los integrantes de ese poder dependían de la voluntad presidencial; sus integrantes no se oponían a los asuntos de interés del Presidente.

Las atribuciones del Estado en materia económica; antes de la autonomía del Banco de México, el Presidente influía en la economía a través del banco central y tenía facultades en materia económica. La concentración de recursos económicos en la Federación, específicamente en la llamada partida secreta.

La determinación de los aspectos internacionales, sin que existiera freno alguno del Senado de la República. La influencia en la opinión pública, a través del control, vía dinero o presiones y hasta cierres de los medios de comunicación. La subordinación de los gobiernos estatales y municipales.

Todo lo anterior, formaba parte de las facultades metaconstitucionales, un viejo sueño que tuvieron los dos Presidentes panistas Vicente Fox y Felipe Calderón, que quisieron gobernar como el PRI y junto con Enrique Peña, quedaron sujetos a las mayorías del Congreso de la Unión. Y ni siquiera ejercieron el liderazgo de su partido como en la mayoría de países del mundo.

Sin embargo, ahora con el triunfo de Morena, el Presidente Andrés Manuel López Obrador ha regresado a ejercer ese viejo presidencialismo, rancio, pero efectivo, salvo algunas excepciones.

Antes de López Obrador, el último Presidente priista con poder ilimitado fue Carlos Salinas de Gortari. Son famosas las concertacesiones que hizo al principal partido político de oposición, luego de que lo reconocieron como Presidente de la República.

Entregó al PAN, pese a los triunfos en las urnas del PRI de los gobernadores Fausto Zapata de San Luis Potosí y Ramón Aguirre en Guanajuato, los gobiernos respectivos. Primero reconoció de inmediato la pérdida de la gubernatura de Baja California con Ernesto Rufo Appel, nacido en Estados Unidos.

Luego de la trágica muerte de Luis Donaldo Colosio, que le cambió la jugada a Salinas, designó a Ernesto Zedillo como su sucesor.

Sobre el ejercicio del presidencialismo de AMLO, baste señalar que el mes de julio pasado, luego de haber sido desafiado por el Gobernador de Guanajuato, el panista Diego Sinhué Rodríguez, hicieron a un lado sus diferencias y acordaron una estrecha coordinación, sobre todo en materia de seguridad.

Ese mismo mes, AMLO y el Gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro dejaron claro que tienen diferencias, pero a la vez expresaron su disposición a superarlas y trabajar juntos y de manera coordinada para abatir la criminalidad.

Salvo el ejercicio de la libertad de prensa, ejercida ahora por diarios de renombre y prestigio como El Universal, Excélsior, Reforma y La Jornada, que era otro de los asuntos que el autoritarismo tricolor tenía bajo control, podemos observar que el viejo presidencialismo está de vuelta.

Esperaremos para ver en qué termina la revuelta de la Alianza Federalista que integran 10 Gobernadores de oposición que renunciaron a la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) y buscan un nuevo pacto federal. Veremos y diremos.

[email protected]

 

Visitas: 1,177

Anteriores

Leticia Montagner

Leticia Montagner es licenciada en Periodismo y tiene la maestría en Periodismo Político por la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Doctorada en Derecho y Género. Fue catedrática de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla y de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Es pionera en Puebla de noticiarios y programas radiofónicos con perspectiva de género desde 1997. Conductora de programas de radio y televisión en Puebla. Actualmente es catedrática de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, escribe una columna política los miércoles en El Sol de Puebla y conduce la Revista ABC en ABC Radio 1280 de AM.