Presupuesto pos-COVID-19

Los retos para enfrentar la emergencia sanitaria que continúa latente en México y el mundo demandan una actitud responsable de nuestro Gobierno federal, pues, de no ser así, se corre el riesgo de que lo urgente atente contra lo necesario; es decir, es preciso reactivar la economía con la visión de un nuevo modelo que tenga como principal objetivo el bienestar de las familias mexicanas y la salvaguarda de la salud y vida de la población.

Cumpliendo con esta obligación, el presidente Andrés Manuel López Obrador hizo llegar al Congreso de la Unión un paquete económico congruente con los principios de la economía moral, con las necesidades de la emergencia sanitaria y con las expectativas de desarrollo que la sociedad mexicana tiene respecto de la nueva normalidad pos-COVID-19.

En ese documento se priorizan presupuestalmente tres rubros que serán el eje de la estrategia para la recuperación económica: Educación pública (338,047 mdp), Bienestar (189,971 mdp) y Salud (145,415 mdp). La educación, como pilar de la inclusión de México en la sociedad del conocimiento, tal como lo establece la UNESCO; el bienestar, como principal mecanismo de redistribución de la riqueza, que permita construir una sociedad más equitativa, y la salud, que impulse la cultura de la prevención, con un enfoque universal que garantice la atención médica a todas y todos.

También destaca el aumento en el presupuesto para el turismo, rubro que antes de la pandemia se erigió como uno de los que mayores ingresos reportaba, y nos consolidó como uno de los 10 países más visitados del mundo, pero que ha sido duramente golpeado por las necesarias medidas de distanciamiento social impuestas por la contingencia sanitaria.

El aumento es muy significativo, aproximadamente del 741 por ciento, respecto del año anterior, cuando se le asignaron 5,207 mdp, en contraste con los 38,613 mdp que se contemplan en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2021, con lo que se generan buenas prospectivas en este ramo para el segundo semestre del próximo año.

Como se establece en el Plan Nacional de Desarrollo, la estrategia de seguridad mantiene la tesis de que sólo a través de la justicia social podremos pacificar al país y mejorar aún más el atractivo turístico de nuestra nación, pero también por medio de las políticas de defensa nacional y seguridad y protección ciudadana el Estado cumple con esta obligación, por lo que ambos rubros continúan en los lugares cuarto y quinto de prelación presupuestal.

Es de destacar que, gracias a la austeridad republicana y el combate a la corrupción, hemos podido enfrentar la crisis sin adquirir deuda pública y sin aumentar impuestos en los primeros tres años; sin embargo, la urgencia de reconstruir el Estado de bienestar, que fue desmantelado, y los retos cada vez mayores a los que nos enfrentamos vaticinan para el próximo año un nuevo pacto fiscal con carácter progresivo.

Invertir en la salud, la educación y el bienestar del pueblo es la mejor manera de retribuir al esfuerzo que hace la sociedad en su conjunto día a día, y de dar continuidad a un proyecto de largo plazo que requiere un Estado fuerte y con la capacidad de guiar el desarrollo de la nación.

 

ricardomonreala@yahoo.com.mx

Twitter y Facebook: @RicardoMonrealA

Visitas: 347

Anteriores

Ricardo Monreal

El doctor en Derecho, Ricardo Monreal Ávila, nació el 19 de septiembre de 1960 en Plateros, Zacatecas, en el seno de una familia de catorce hijos.

Estudió Derecho en la Universidad Autónoma de Zacatecas y luego cursó estudios de maestría y doctorado en Derecho Constitucional y Administrativo en la Universidad Nacional Autónoma de México.

En 1975 comienza su trayectoria política militando en las filas del Partido Revolucionario Institucional (PRI), allí ocupó varios cargos: fue coordinador nacional de la Defensa Jurídica del Voto en la Secretaría de elecciones de la dirigencia nacional; presidió el Comité Directivo Estatal de Zacatecas y, posteriormente, fue secretario de Acción Política de la Confederación Nacional Campesina. En éste periodo de militancia participó en el Congreso de la Unión, fue diputado federal dos veces (1988-1991 y 1997-1998) y llegó al puesto de senador (1991-1997).

En 1998, Monreal Ávila abandona al PRI para unirse a las filas del PRD y contender, ese mismo año, a la gobernación del estado de Zacatecas.

Fue diputado federal en tres periodos: de 1988 a 1991 y de 1997 a 1998 por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), y entre 2012 y 2015 por Movimiento Ciudadano y por el Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

Cumplió labores como senador en dos periodos, de 1991 a 1997 y de 2006 a 2012 por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y el  Partido del Trabajo (PT).

Ahora por tercera ocasión es Senador de la República y coordinador de la fracción parlamentaria de Morena.