Amenaza de cierre de frontera y deportación masiva desde Estados Unidos

La amenaza de que sería cerrada al tránsito no esencial la frontera norte entre México y Estados Unidos ante la creciente contingencia sanitaria por el Covid-19 se hizo efectiva por parte de Donald Trump, medida que, de la mano con la cuarentena establecida para todo el estado de California mantiene paralizadas y semivacías las garitas de esa parte del territorio.

Lo anterior sería algo positivo para la contención del virus si el gobierno de México entendiera que es urgente tomar medidas más fuertes en ambas fronteras ante los miles y miles de migrantes tanto mexicanos, de Centroamérica como de otros países que se encuentran varados desde hace varios meses. La mayoría de ellos en condiciones insalubres y sin atención de ningún tipo.

Y es que los países centroamericanos como Guatemala, El Salvador y Honduras también están cerrando sus fronteras, olvidándose por completo de que sus ciudadanos salieron por hambre e inseguridad de sus territorios y ahora sufren las consecuencias de la política migratoria de Estados Unidos que los mantiene completamente vulnerables al virus en las deplorables condiciones en las que se mantienen en espera de una resolución a su solicitud de asilo.

Desafortunadamente la crisis podría aumentar en niveles de gravedad si Estados Unidos cumple otra de sus amenazas, disminuir o vaciar sus centros de detención y deportar a todos estos migrantes a México.

El gobierno de Estados Unidos determinó liberar a cientos de presos acusados de delitos menores con el fin de evitar que el virus llegue a cárceles saturadas de personas. De la misma manera quiere liberar los centros de detención, deportando a miles de solicitantes de asilo que esperan la determinación de la autoridad migratoria sobre su estatus en el país.

Todas estas familias se sumarían a los más de 60 mil varados a lo largo de toda la línea fronteriza del lado de México. El problema es que, las cifras de las autoridades sanitarias reflejan un aumento importante de casos de contagiados con el Coronavirus en estados como Texas, Arizona, Nuevo México y California. Extrañamente del lado mexicano se tienen contabilizados casi 100 casos, mientras que del lado norteamericano son casi mil 200 los positivos en COVID-19.

Ausencia de paisanos amenaza Semana Santa en comunidades migrantes

Por lo pronto, la Semana Santa y sus festejos en las diferentes comunidades migrantes en México se verán muy afectadas ya que tradicionalmente los paisanos regresan a sus pueblos o envían remesas y colaboran ampliamente en el arreglo de sus iglesias, en el pago de las misas, de las procesiones, de la pirotecnia usada en estas celebraciones.

Carlos Orea, líder de migrantes en California reconoció en entrevista con este medio, que los migrantes aportan por lo menos 25 mil dólares en temporadas vacacionales fuertes como la Semana Santa en municipios como Piaxtla, Chinantla, Coatzingo, Izúcar de Matamoros o Atlixco.

Además, la cuarentena obligada por el gobierno de California y los cierres de trabajo en ciudades como Nueva York o Chicago disminuirán radicalmente los ingresos que reciben los migrantes y por ende los dólares que envían a sus familias en México. Vienen meses complicados para los migrantes y sus familias.

Comentarios vía twitter: @erinife

Correo electrónico: erinife23@gmail.com

Visitas: 514

Anteriores

Érika Nieto

Es Licenciada en Ciencias de la Comunicación y Maestra en Administración, por la UPAEP. Fue reportera del Periódico AL de Puebla y del Noticiero Revista 105 en La Radiante 105. Fue corresponsal para medios de comunicación en Puebla, San Luis Potosí y Chiapas desde la ciudad de Nueva York en Estados Unidos, durante los ataques terroristas del 11 de Septiembre de 2001 a las Torres Gemelas.

También se especializó en el tema de Migrantes durante su paso por la Administración Pública promoviendo el enlace con las diferentes organizaciones de poblanos en el exterior y el Gobierno del Estado. Además es especialista en el área de Relaciones Públicas.