Ndachjian ¿Nombre antiguo de Tehuacán?

Una de las fiestas más importantes del México antiguo era el Tlacaxipehualiztli que en náhuatl quiere decir “ponerse la piel del desollado” y se efectuaba en dos altares circulares. En uno sacrificaban a los cautivos mediante combates gladiatorios o flechamientos y en el otro hacían el desollamiento para glorificar a Xipe Tótec.

Se trataba de un proceso donde los sacerdotes se ataviaban con la piel del individuo, la cual depositaban después en pequeños hoyos hechos en las explanadas, frente a los altares.

Lo anterior pondera la importancia que para el equipo de arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), encabezado por Noemí Castillo, directora del Proyecto Sur del Estado de Puebla Área Central Popoloca,  tiene haber hallado ambos altares de sacrificio en el basamento piramidal, e incluso dos agujeros en el suelo, frente a los altares, que estaban rellenos de tierra —a modo de clausura—, y que estaban debajo de los cráneos de piedra, en la Zona Arqueológica de Ndachjian en Tehuacán, en Puebla,

“Esto indica que los cráneos clausuraban los huecos”, comentó la arqueóloga al subrayar que el basamento piramidal explorado, lo mismo que los altares circulares —uno al norte: de 3.02 metros de diámetro por 88 centímetros de alto; y otro al sur: de 3.18 m de diámetro y 78 cm de altura— pertenecen a la subestructura de un templo mayor dedicado a Xipe Tótec, que habría funcionado entre 1260 y 1456 D.C.

En este sentido, remarcó, los edificios de Ndachjian tienen varias etapas: la primera ocurrida entre los años 900 y 1260 d.C.; la segunda, que coincide con el auge de éste y los otros tres grandes señoríos popolocas como son Tecamachalco, Tepeji y Coixtlahuaca, y la tercera y comúnmente inconclusa que corresponde a mediados del siglo XV.

En esa época, Moctezuma Ilhuicamina y Ahuízotl conquistaron y desplazaron a las capitales popolocas. En Tehuacán, nombre que los mexicas impusieron a Ndachjian, forzaron a sus habitantes a trasladarse al valle de Calcahualco, ignorando al majestuoso recinto sagrado popoloca, ubicado en una meseta al pie del cerro Colorado.

Los arqueólogos confían que en la próxima temporada de campo puedan conocer los cuerpos superiores del basamento piramidal o incluso el altar que habría funcionado durante la segunda etapa y al que corresponderían los cráneos de piedra.

Lo que se ha explorado de la subestructura del Templo de Xipe Tótec se encuentra consolidado, así como los altares circulares protegidos por un muro seco. Cabe precisar que en ambos se liberó solo la mitad de su circunferencia, porque sobre ellos se construyó la escalera de la segunda etapa constructiva de la pirámide.

Noemí Castillo concluyó que si bien los altares tienen buen estado de conservación, aún es temprano aseverar si se mantendrán a la vista del público, o se cubrirán una vez que se explore la totalidad de la estructura.

En anterior columna, que describe cómo se descubrió el lugar el año pasado, puede consultar con este link: http://municipiospuebla.mx/opinion/2019-12-04/el-templo-de-xipe-t%C3%B3tec-en-tehuac%C3%A1n

 

leticia_montagner@hotmail.com

Visitas: 350

Anteriores

Leticia Montagner

Leticia Montagner es licenciada en Periodismo y tiene la maestría en Periodismo Político por la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Doctorada en Derecho y Género. Fue catedrática de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla y de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Es pionera en Puebla de noticiarios y programas radiofónicos con perspectiva de género desde 1997. Conductora de programas de radio y televisión en Puebla. Actualmente es catedrática de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, escribe una columna política los miércoles en El Sol de Puebla y conduce la Revista ABC en ABC Radio 1280 de AM.