Lenta restauración del apóstol Santiago en Izúcar

Es una escultura de Santiago Apóstol, en Izúcar de Matamoros, Puebla, que data del siglo XVI y que fue hecha con papel y caña de maíz. Se trata de uno de los más de seis mil bienes muebles dañados por los sismos de 2017, donde además, resultaron afectados 2 mil 340 inmuebles, es decir, edificios catalogados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)

Todos esos bienes muebles que resultaron dañados por los sismos del 7 y 19 de septiembre de 2017, son esculturas, murales, pinturas de caballete, retablos, órganos, campanas y mobiliario histórico.

No se sabe la cifra exacta, asegura en una entrevista, Salvador Camarena, Coordinador Operativo de la Oficina de Sismos del INAH.

Cuando se hizo el censo de daños ante el Fondo de Desastres Naturales (Fonden), también quedaron registrados todos los bienes muebles.

Lo que tenemos que tener es paciencia, hay un problema con la mano de obra. México no estaba preparado para esto y no hay tantos profesionales para que se hagan cargo del daño.

En el caso de la Parroquia de Santiago Apóstol, en Izúcar de Matamoros, estaba la escultura policromada del apóstol Santiago, montado sobre su caballo. En conjunto, ambas piezas medían cerca de seis metros de altura.

Tras el sismo del 19 de septiembre, la cúpula del templo cayó y aplastó la pieza, que data del siglo XVI. Por ello, el 4 de diciembre de ese año, fue trasladada a la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC) del INAH. Desde entonces trabajan en ella un equipo de seis restauradoras, coordinado por Roxana Romero, restauradora perito de la CNCPC.

El INAH había tenido contacto con la comunidad de Izúcar cuando en 2013 solicitaron la restauración de la escultura, pero no se definió nada. Tras el sismo, tuvo que ser intervenida pues sus piernas, cabeza, torso y brazos quedaron separados por completo. A pesar del grave daño, la pieza estaba muy completa y era posible revertir los daños.

Según Roxana, la obra fue elaborada con la técnica conocida como papelón, es decir, papel y caña de maíz, que se utilizaba para que la escultura pudiera salir en procesiones y que el peso no fuera un problema.

El interior está hueco, la caída del techo del templo ocasionó que la escultura quedara comprimida. Si bien la técnica de papelón está presente en varias piezas, en la Coordinación de Conservación nunca habían tenido oportunidad de conocerla “desde adentro”.

Las extremidades, rostro y torso, están casi completos, el problema es su estado por los golpes, compresión y fracturas.

El trabajo es una especie de rompecabezas que se debe componer de manera meticulosa, por lo que al mismo tiempo trabajan en el torso, para que ambas partes “embonen” y no se pierda la estructura original. Actualmente el rostro de Santiago Apóstol se puede reconocer; sin embargo, aún hay partes en blanco que corresponden a fragmentos no fueron recuperados.

Tras concluir la recuperación del torso, serán adheridas las cañas que desde hace meses están en proceso de desinfección. Luego pondrán pasta de caña y al final la policromía. La caña es de la región, para ello nos han ayudado pobladores de Izúcar, pero una vez que la traen, tenemos que seleccionarla. También intervienen biólogos que nos asesoran sobre los fumigantes.

Romero explica que el Apóstol Santiago es un conjunto escultórico, conformado por un cuerpo y un caballo. Sin embargo, el caballo no pudo ser recuperado. Estaba empotrado en una base de concreto, en el presbítero del templo, mientras que Santiago no estaba fijo, lo que provocó que se fuera de lado y no fuera pérdida completa. Se hizo una valoración, y determinamos hacer una réplica del caballo —escultura tallada en madera— a partir de los fragmentos recuperados.

Tenemos toda la voluntad de que se haga lo más pronto posible. La comunidad está muy sensible y deseosa de que Santiago ya regrese. Han ido a la CDMX de forma recurrente para ver cómo va. No podemos forzar el proceso porque pudiera ser contraproducente para la pieza, sostuvo Roxana Romero en una entrevista publicada por El Universal, de la CDMX.

Por lo pronto los fieles que acuden a esa parroquia, tienen la esperanza de volver a ver la escultura.

Le invito a escuchar La Revista ABC,  jueves y viernes de cada semana de 11:00 a 12:00 del mediodía, a través de 1280 de Amplitud Modulada, ABC Radio. También puede verlo y oírlo por Internet. La dirección es: http://www.abcradiopuebla.com.mx y por Facebook: La Revista ABC.

leticia_montagner@hotmail.com

Visitas: 653

Anteriores

Leticia Montagner

Leticia Montagner es licenciada en Periodismo y tiene la maestría en Periodismo Político por la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Doctorada en Derecho y Género. Fue catedrática de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla y de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Es pionera en Puebla de noticiarios y programas radiofónicos con perspectiva de género desde 1997. Conductora de programas de radio y televisión en Puebla. Actualmente es catedrática de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, escribe una columna política los miércoles en El Sol de Puebla y conduce la Revista ABC en ABC Radio 1280 de AM.