Por unos cuantos pagan todos

Uno de los tantos conflictos que está acarreando la llegada de miles y miles de migrantes extranjeros, principalmente centroamericanos, a territorio mexicano es el aumento en la comisión de delitos como asaltos, violaciones y hasta secuestros.

En Puebla concretamente, se está haciendo común escuchar noticias sobre diversos delitos que cometen migrantes centro y sudamericanos. Por ejemplo, muy sonado fue el caso del hombre de origen colombiano que agredió a una mujer en un fraccionamiento al sur de la ciudad ingresando bajo engaños a su casa, así como de la acusación constante que reciben grupos de colombianos de encabezar bandas de secuestradores y asaltantes de casas-habitación.

Hombres, presuntamente de origen venezolano, según la autoridad fueron detenidos hace unos días, acusados de ser asaltantes de relojes en las calles de la capital poblana.

Sin olvidar al ciudadano de origen cubano que hace poco asesinó al dueño del Bar Francos en su vivienda ubicada a unas cuadras del Parque Ecológico de esta capital.

Y es que Puebla se encuentra entre los primeros seis lugares en el número de migrantes que llegan desde el sur del continente. Lamentablemente, los casos de violencia aumentan día con día la discriminación que sufren en nuestro estado quienes solo buscan cruzar el país para llegar a los Estados Unidos.

Desafortunadamente por unos pagan todos. Mientras en México nos quejamos del trato que reciben nuestros connacionales que viven en Estados Unidos, el mismo rechazo y hasta el racismo lo están recibiendo en nuestro país ciudadanos de otras naciones que buscan refugio en el nuestro, desplazados por la pobreza y la corrupción en sus lugares de origen.

Migrantes mexicanos también cometen errores

Lamentablemente algunos migrantes de origen mexicano también han causado mala imagen a los ciudadanos de nuestro país que buscan una oportunidad laboral en otros países como Estados Unidos, de ahí que el Presidente Donald Trump desde su campaña, ha calificado a los mexicanos como delincuentes, drogadictos y “bad hombres” generando un rechazo en un sector importante de su población.

Hace poco más de una década, el exalcalde de Izúcar de Matamoros, Rubén Gil hombre que migró desde muy joven a la Unión Americana y que posteriormente se convirtió en empresario, fue sorprendido transportando droga en sus unidades móviles de carga y encarcelado. Actualmente es conocido como “El gavilán” acusado de lavado de dinero y venta de drogas.

Años después logró su libertad pero hace unos meses fue sorprendido nuevamente en reincidencia en ambos delitos por lo que fue sentenciado a 12 años de prisión por una corte en Nueva York. Sin contar aquellos casos de mexicanos que han sido acusados de asesinar a policías norteamericanos o de traficar con drogas y que habitan las cárceles de ese país.

Pareciera que aquella leyenda urbana de hace varias décadas en las que se aseguraba que quien cometía un delito grave en México, tenía la posibilidad de cruzar al otro lado y así no ser perseguido por la justicia sigue vigente en la actualidad, pero sin dejar los delitos a un lado.

Comentarios vía twitter: @erinife

Correo electrónico: erinife23@gmail.com

Visitas: 443

Anteriores

Érika Nieto

Es Licenciada en Ciencias de la Comunicación y Maestra en Administración, por la UPAEP. Fue reportera del Periódico AL de Puebla y del Noticiero Revista 105 en La Radiante 105. Fue corresponsal para medios de comunicación en Puebla, San Luis Potosí y Chiapas desde la ciudad de Nueva York en Estados Unidos, durante los ataques terroristas del 11 de Septiembre de 2001 a las Torres Gemelas.

También se especializó en el tema de Migrantes durante su paso por la Administración Pública promoviendo el enlace con las diferentes organizaciones de poblanos en el exterior y el Gobierno del Estado. Además es especialista en el área de Relaciones Públicas.