La ofrenda al volcán Iztaccíhuatl

.

Santiago Xalitzintla es una localidad de municipio de San Nicolás de los Ranchos del Estado de Puebla. Los primeros días del mes de mayo, los habitantes se levantan antes del amanecer para preparar las ofrendas que llevarán a La Mujer Dormida, el volcán inactivo conocido como Iztaccíhuatl.

Hay alimentos y flores y existe un altar de piedra a 3 mil 800 metros sobre el nivel del mar.

El asunto es poco conocido. La atención principal desde 1994 la tiene el volcán activo Popocatépetl, cuando despertó de un largo sueño y volvió a la actividad.

Por estas fechas, cientos de aldeanos acompañados de niños, mujeres y ancianos suben la cordillera durante tres horas a través de bosques y arroyos para pedir ayuda y protección al volcán dormido.

Le piden lluvia para sus cosechas, que no haya granizo y calme las exhalaciones de ceniza de su vecino Don Goyo, como llaman al volcán Popocatépetl.

Xalitzintla se localiza a 2,560 metros sobre el nivel del mar a dos kilómetros de la cabecera municipal, San Nicolás de los Ranchos y a 12 kilómetros del cráter del volcán. Es la población más cercana al Popocatépetl y la comunidad con mayor riesgo en caso de una erupción volcánica, principalmente por la probabilidad de ser alcanzada por flujos piro clásticos o lahares.

La población está acostumbrada a vivir con el volcán. Verónica Agustín, señala un despacho de la agencia norteamericana Associated Press dice que la comunidad se ha acostumbrado a vivir con Don Goyo. Cuando este volcán se enoja, el suelo vibra, las puertas y las ventanas se sacuden, agrega y compara el sonido con el de los frijoles cocinando en agua hirviendo.

“Miedo, miedo, no me da vivir bajo el volcán”, asegura Agustín. Vibra y al tiempo asusta, pero nada más. Se pasa el susto, agrega la mujer.

En los últimas semanas el cráter ha estado escupiendo lava y arrojando ceniza que a veces llega hasta la Ciudad de México, 90 kilómetros al noroeste. En Puebla ya estamos acostumbrados. Cuando la ceniza llega a la ahora CDMX parece que hay emergencia nacional y todo mundo se asusta.

La comunidad está ahora en alerta de evacuación, con alarmas para avisar a los residentes cuándo deben escapar a la ciudad cercana, Cholula.

La peregrinación para rendir homenaje a La Mujer Dormida es una tradición que se remonta a generaciones.

Los residentes de Santiago Xalitzintla celebran durante más de dos días a principios de mayo, lanzan fuegos artificiales, beben abundantes cantidades de tequila y cocinan comidas comunales a cielo abierto.

Dos veces al año se embarcan en un ascenso similar al Popocatépetl. Debajo de una pequeña cascada en las laderas del Iztaccíhuatl, colocan ofrendas sobre un altar. Hay papayas y sandías talladas en forma de flores, tazas de pulque, mazorcas, incienso y velas.

Es el Día de la Santa Cruz, una fiesta religiosa celebrada en muchas partes de América Latina que marca la búsqueda de la cruz de la emperatriz bizantina Santa Elena en la que Jesús fue crucificado.

Sin embargo, la ceremonia en el Iztaccíhuatl mezcla las tradiciones católicas con los rituales y creencias prehispánicas. Los peregrinos cantan himnos católicos y celebran misa para la Virgen María.

Como madre tierra debemos cuidarla, porque ella nos da de comer, de lo contrario sería nuestro exterminio como seres humanos, comenta Hilarión Hernández Chico, peregrino de la localidad vecina San Mateo Ozolco.

Así las cosas, las tradiciones cumplen con sus ritos. La gente está acostumbrada a vivir con el volcán.

Le invito a escuchar La Revista ABC,  jueves y viernes de cada semana de 11:00 a 12:00 del mediodía, a través de 1280 de Amplitud Modulada, ABC Radio. También puede verlo y oírlo por Internet. La dirección es: http://www.abcradiopuebla.com.mx y por Facebook: La Revista ABC.

leticia_montagner@hotmail.com

Visitas: 520

Anteriores

Leticia Montagner

Leticia Montagner es licenciada en Periodismo y tiene la maestría en Periodismo Político por la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Doctorada en Derecho y Género. Fue catedrática de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla y de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Es pionera en Puebla de noticiarios y programas radiofónicos con perspectiva de género desde 1997. Conductora de programas de radio y televisión en Puebla. Actualmente es catedrática de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, escribe una columna política los miércoles en El Sol de Puebla y conduce la Revista ABC en ABC Radio 1280 de AM.