• Huauchinango

El Nuevo Huixtla será habitado sólo al 50 %, advierte edil

Pese al riesgo, 30 familias fueron excluidas del padrón y la mitad prefiere quedar en sus casas actuales.

Tlaola, Pue.- Unas 30 familias de Huixtla, declarada como comunidad inhabitable como efecto de la tormenta tropical Arlen, quedaron excluidas del padrón de viviendas para su reubicación y al menos la mitad de las 134 beneficiadas prefieren quedarse en sus casas, por considerar que las nuevas son "incómodas”, informó el presidente auxiliar Cornelio Cabrera.

Pese al riesgo que corren debido a la existencia de una falla geológica en el cerro donde está asentada la población, los habitantes prefieren quedarse en ella, debido a que las nuevas casas ubicadas en La Gallera aunque “aparentemente se ven terminadas, carecen de los servicios básicos como agua potable, drenaje, pavimentación, guarniciones y banquetas".

El acceso que comunicará a “Nuevo Huixtla” con la carretera Interserrana de casi un kilómetro de longitud, tampoco está en condiciones para ser transitado por vehículos, pues la pavimentación está pendiente y costará alrededor de dos millones y medio de pesos, según declaraciones del edil de Tlaola, Abdías Castillo Castillo.

En la urbanización, tampoco fueron proyectadas las nueve aulas que son necesarias para atender a los alumnos de nivel básico y “aún no se sabe nada, porque de escuelas no nos dijeron nada. Tal vez queden construidas en el acceso principal al módulo, pero de eso todavía no se sabe nada”, respondió uno de los obreros de la construcción que trabaja en el nuevo centro de población.

Hasta el viernes pasado, transitar por las calles del nuevo módulo de vivienda era difícil. Las calles no están habilitadas. Pero destaca la pintura multicolor de las pequeñas fachadas y los cables de la red de energía eléctrica y la conclusión de uno de los muros de contención, imprescindibles en el lugar por los cortes y rellenos que se hicieron al cerro, mientras otro sigue en proceso.

Casas incómodas 

Las viviendas son minúsculas. De acuerdo con datos oficiales tienen 64 metros cuadrados de construcción, pero para los lugareños de Huixtla, además son incomodas pues están “muy juntitas una de otra y no se van a poder tener animalitos como los que tienen ahora acá en Huixtla”, dijo el presidente de la comunidad Cornelio Cabrera.

Señaló que hay mucha gente a la que le tocó estar en el padrón para que se le entregue una vivienda, pero no se van a querer salir de su vivienda, “porque en las casitas no pueden hacer todo lo que acostumbran”.

La falta de escuelas es otro factor por el cual la gente se niega a dejar el pueblo de Huixtla. “Y hasta que no haya escuelas no vamos, pero muchos ni así lo harán”, dijo la autoridad que éste es su propio caso: “No me iré de Huixtla porque mis necesidades no se lo permiten”. Aunque eso sí, aclaró que se las arreglará para gobernar dos pueblos a la vez, en el que está actualmente y Nuevo Huixtla.

Mientras Margarito Alonso y Benigno Díaz aseguraron que no dejarán su pueblo, porque están seguros que ya no les pasará nada “porque nosotros estamos bien arraigados en nuestra tierra, nuestras raíces están hasta abajo”, justificaron.

Aquí tienen sus trabajos en el campo, sus tierras y sus animales, además de que son alrededor de entre cinco y ocho personas los que habitan en cada casa. Las nuevas viviendas no los podrían albergar por lo que auguraron que solamente un 50 por ciento de Nuevo Huixtla estará habitado.

Visitas: 4,143

Tags: 

municipios_interiores: 

Encuesta

¿Usted ha recibido apoyos del gobierno del estado en el último mes?